Archivo del sitio

Pastel de carne.

“Si en los hombres no aparece el lado ridículo, es que no lo hemos buscado bien.”

LA ROCHEFOUCAULD, François de
Escritor francés.

Ha llegado la primavera, y con ella el placer de degustar platos templados o fríos. Aprovechamos para sustituir los potajes del invierno por preparaciones más livianas.

En esta ocasión he optado por el pastel de carne. Ayer hice hornada de magdalenas y panecillos y para aprovechar el calentamiento del horno, pues a hornear todo lo que pueda, que hasta dentro de una semana seguramente que no lo vuelvo a encender.

Ingredientes:

  • 900 gramos de carne de cerdo.
  • 1 pechuga de pollo.
  • 100 gramos de jamón serrano.
  • 3 huevos.
  • 1 cucharada de mostaza.
  • sal, pimienta, nuez moscada.

Elaboración:

  1. Pico todas las carnes. Si se compran estas carnes ya picadas, nos ahorraremos el trabajo, pero prefiero hacerlo en casa porque de esta manera controlo que no se cuelen grasas innecesarias y además el pollo y el jamón no lo suelen picar en todas partes.
  2. Bato los huevos con las especias,  los añado al picado de carnes y remuevo todo muy bien.
  3. Forro dos moldes medianos de plum cake con papel vegetal y vierto la masa en ellos.
  4. Los introduzco en el horno y los cuezo a 220º ( he aprovechado para hornearlos junto a los panecillos ) durante 20-25 minutos.
  5. Los he dejado templar y los he desmoldado.
  6. He reservado una parte para consumir hoy y el resto lo he congelado en porciones. De esta manera he rentabilizado el trabajo, cocinando una vez para varias.

Este pastel se puede servir como entrante, como aperitivo, en plan picoteo, se puede llevar a un picnic, en el tupper al trabajo….En esta ocasión lo he servido loncheado sobre craquers, untado con un poco de cebolla caramelizada y templado ligeramente en el microondas para quitar el frío de la nevera. Lo he  acompañado  de una ensalada de frutas, con fresas y piña que tenía en el frigo y aderezada con una salsa de yogurt, pero vamos que se puede servir de muchas maneras, lo que nuestra imaginación y despensa nos sugiera.

Buen provecho.

Anuncios

Pollo con champiñones

“Estudia no para saber algo más sino para saber algo mejor.”

SÉNECA, Lucio Anneo
Filósofo latino.
Si hay algo que me ayude enormemente a la hora de comer bien, sano y equilibrado cada día y sin tiempo de cocinar por las mañanas porque salgo del trabajo a las dos, es tener platos medio o enteramente preparados, ya sea en el congelador o en la nevera, gracias al sistema cocinar una vez para varias. Es decir, cocino un plato entero o a medias y congelo o guardo en tuppers bien cerrados en el frigo las porciones que no me voy a comer en el acto y así tener platos preparados o listos para acabar a última hora cuando los vaya a menester.
El sistema que utilizo más es congelar los platos enteramente cocinados, rellenando tuppers justos acabados de hacer, enfriándolos lo más rápidamente posible y guardando en el congelador debidamente identificados para utilizar días, semanas o incluso meses más tarde.
También se pueden guardar en el congelador preparaciones básicas para combinar con otras ya guardadas, y obteniendo con ello platos distintos según la combinación que escojamos. Por ejemplo, he llegado del súper con una bandeja enorme de champiñones que no voy a utilizar de inmediato en su totalidad, pero que si la guardo en la nevera tal cual acabará por estropearse, y eso no interesa de ninguna manera. En este caso, aprovecho para saltear la bandeja entera de champiñones en una sartén o wok ( yo prefiero este último ) con un poquito de aceite y sal. Podemos sofreír del todo o separar unas cuantas raciones más al dente para guardar como fondo de nevera o congelador y así tenerlos a punto para acabar de cocinar cuando los añadamos a otros ingredientes o preparaciones básicas que teníamos ya guardadas, obteniendo así un risotto, una tortilla, un revuelto…. con la mitad del trabajo adelantado.
En esta ocasión, he aprovechado una porción de los champiñones y los he acabado de rehogar con una porción de pollo que guardé hace semanas en el congelador ( aproveché para cocer el doble del pollo que nos íbamos a comer ese día ) y que retiré una vez cocinado y antes de añadirle el último toque para comer al ajillo ( es decir, antes de añadirle el chorreón de vinagre que le da el toque final al plato ).
El resultado: Este riquísimo pollo con champiñones.
Pollo con champiñones

Lasaña de verduras, pescado y gambas.

Cuando por los años no puedas correr, trota.

Cuando no puedas trotar, camina.

Cuando no puedas caminar, usa el bastón. ¡Pero nunca te detengas!

(Madre Teresa de Calcuta)

Hoy, plato de pasta, para comer los tres y guardar dos raciones que tan bien nos va para guardar en el congelador y tener listas para cualquier día de entre semana que sólo somos dos para comer, llegamos con la hora justa, y nos va de perlas tener raciones listas para sólo calentar y consumir.

Receta de lasaña con verdura, pescado y gambas.

Lasaña de verduras y pescado con gambas.

Ingredientes para 5 raciones:

  • Placas de lasaña, ( yo hoy no tenía y he utilizado 18 placas de canelones)
  • 1 cebolla pequeña
  • 1 puerro grandecito
  • 1 berenjena bien hermosa
  • Pescado al gusto ( yo hoy he utilizado un filete de panga congelado de unos 150 gramos ya escurrido)
  • Unos 200 gramos de gambas peladas congeladas
  • 1/2 vaso de vino blanco
  • 1 cucharada de concentrado de verduras.
  • 1 cucharada sopera colmada de harina.
  • 1 vaso de leche no muy lleno.
  • Sal, pimienta.
  • Unos langostinos para acompañar

Para la bechamel:

  • 1 vaso de leche
  • 1 cucharada sopera de Roux. ( Si no se tiene roux preparado, 1 cucharada de aceite y una cucharada de harina.
  • Nuez moscada, pimienta y sal.

Elaboración:

  1. (Si se usan placas de lasaña precocidas, saltarse este paso) He cocido las placas de pasta, las he refrescado y las he puesto a secar sobre un paño limpio.
  2. Mientras se cuece la pasta, he cortado la berenjena a rodajas gruesas, la he salado y la he puesto sobre un escurridor para que sude.
  3. He picado la cebolla bien pequeña y la he puesto en la sartén con tres cucharadas de aceite bien caliente.
  4. He lavado bien el puerro, lo he cortado en círculos menuditos y lo he añadido a la sartén, dándole unas vueltas para que se dore. He echado sal para que suden las verduras y he tapado la sartén. Cuando han estado un poco doraditas, no mucho, les he echado el vino, he puesto el fuego a tope y con la sartén destapada he esperado a que evaporara el alcohol.
  5. Mientras, he limpiado con una servilleta las rodajas de berenjena, las he cordado a taquitos y he añadido éstos a la sartén, dándole unas vueltas al conjunto.
  6. Añado la cucharada de concentrado de verduras casero, le doy unas vueltas y le agrego el pescado desmenuzado y las gambas. Salpimento el conjunto y le doy unas vueltas más.
  7. Es el momento de añadir la harina, dejo que se sofría un poco para que no tenga gusto a crudo la leche. Dejo que espese un poco, no mucho y listo para montar la lasaña
  8. Para montar, lo típico, capa de lámina de pasta, capa de masa, capa de lámina de pasta, otra de masa y acabar con la tercera lámina de pasta.
  9. Para la bechamel, he utilizado una cucharada de roux que tenía preparado en la nevera. Si no se tiene, hay que echar una cucharada de aceite a calentar, añadirle una cucharada de harina, remover para que se tueste un poquito y añadir la leche. Yo, que ya tenía el paso previo hecho, sólo he tenido que calentar bien el vaso de leche, añadirle el roux bien frío de la nevera y en un plis he tenido la bechamel  lista, sin grumos y en su punto. Le añado sal, pimienta y nuez moscada y a bañar la lasaña.
  10. Espolvoreo un poco de queso rallado por encima y gratino unos minutos en el horno.
  11. Mientras se gratina, ha aprovechado para asar unos langostinos a la plancha, que han acompañado a la lasaña
Buen provecho.

Valoración nutricional aproximada por ración:

Energía [kcal]
362
Calcio [mg]
179
Vit. B1 Tiamina [mg]
0,18
Proteína [g]
17,1
Hierro [mg]
2,7
Vit. B2 Riboflavina [mg]
0,25
Hidratos carbono [g]
46,5
Yodo [µg]
37,6
Eq. niacina [mg]
6,2
Fibra [g]
3,3
Magnesio [mg]
63,5
Vit. B6 Piridoxina [mg]
0,32
Grasa total [g]
9,6
Zinc [mg]
1,3
Ac. Fólico [µg]
52,1
AGS [g]
2,4
Selenio [µg]
26,2
Vit. B12 Cianocobalamina [µg]
1,1
AGM [g]
5,0
Sodio [mg]
988
Vit. C Ac. ascórbico [mg]
8,9
AGP [g]
1,0
Potasio [mg]
560
Retinol [µg]
32,3
AGP/AGS Fósforo [mg]
281
Carotenos [µg]
181
(AGP + AGM)/AGS Vit. A Eq. Retinol [µg]
65,5
Colesterol [mg]
75,7
Vit. D [µg]
0,14
Alcohol [g]
2,1
Vit. E Tocoferoles [µg]
1,1
Agua [g]
219

Salsa de tomate con carne para acompañar a la pasta.

“El amor y el odio no son ciegos, sino que están cegados por el fuego que llevan dentro.”

NIETZSCHE, Friedrich
Filólogo y filósofo alemán del siglo XIX

Muchas de las recetas que preparo para diario suelen ser de platos únicos, que se pueden tener totalmente  preparados en el congelador o que necesiten un acabado rápido a partir de una base previamente cocinada. Entre semana, mi hija vuelve del instituto antes de que yo acabe de trabajar y de esta manera le facilito mucho la tarea de prepararse la comida, comer bien, y tener tiempo de volver a las clases de la tarde. Cuando yo llego, ella ya suele estar comiendo y yo con mi ración calentita a punto de degustar.  Por este motivo, me gusta cocinar guisos y preparaciones básicas el fin de semana, en cantidades suficientes como para comer ese día ( que estamos los tres en casa ) y guardar raciones de dos para comer entre semana, y tener suficiente variedad de platos como para ir variando cada día.

Hay días, sin embargo, en que llego yo antes que ella y son los que aprovecho para hacer un primero y un segundo, pero son los menos.

Quiero compartir un clásico en mi congelador, el sofrito de tomate y carne que uso para acompañar las pastas. Para algunas preparaciones, como la lasaña, me decanto por la tradicional salsa boloñesa, pero con los macarrones y los espaguetis, me quedo con mi salsa de tomate con daditos de carne cortados a mano. Es que en casa gusta como ninguna.

Siempre que la preparo hago un montón de naciones, comemos la del día y congelo el resto en tapers de dos o tres raciones, ya sea para utilizar entre semana o el fin de semana.

Raciones de salsa de tomate con carne.

Ingredientes para unas 25 raciones:

  • 150 gramos de cebolla picada, pero no mucho.
  • 2 ó 3 dientes de ajo.
  • 60 gramos de AOVE
  • 1 copita de vino blanco
  • 3 latas de tomate natural triturado de 800 gramos.
  • 1 cucharada sopera de concentrado de verduras, o 2 pastillas de caldo comercial.
  • Sal, pimienta, orégano, laurel.
  • 1 Kg y cuarto de carne magra de cerdo, sin exceso de grasa.
  • 2 chorizos de sarta ( unos 400 gramos ).

Procedimiento:

  1. Sofrío la cebolla en el aceite, con un poquito de sal para que sude el agua y a fuego lento. Cuando está doradita, añado el vino y subo el fuego para que evapore el alcohol.
  2. Cuando la cebolla esté transparente, añado la cucharada de caldo concentrado de verduras y el tomate. Remuevo bien. Cuando alcance la temperatura de ebullición, tapo la cacerola y bajo el fuego al mínimo y lo dejo cocer entre 50 y 60 minutos. Echo la sal y corrijo la acidez del tomate, si es necesario, con una pizca de azúcar.
  3. Mientras, corto la carne y el chorizo a cuchillo, en daditos pequeños.
  4. En una sartén, con un mínimo de aceite, lo justo para que no se pegue, sofrío toda la carne. Le echo sal y pimienta y la dejo sofreír por espacio de unos 20/30 minutos.
  5. Cuando esté la carne en su punto, la añado a la cazuela del tomate con cuidado de que no se vierta la grasa del chorizo que suele quedarse en el fondo de la sartén.

Ración de salsa de tomate lista para añadir a la pasta.

Ya sólo queda hervir la pasta ( macarrones o espaguetis ) para la ración que nos comeremos este día, añadirle la ración de tomate que admita, o el que nos guste, espolvorear queso rallado, gratinar y servir. Yo utilizo este plato como plato único, acompañado de una ensalada.

Con el resto del tomate, lo guardo en el congelador tal como he explicado antes para tener a mano cada vez que queramos comernos un plato de pasta rico y rápido, con sólo hervir la pasta antes de consumir.

Una ración de este sofrito aporta:

Energía [kcal]
230
Calcio [mg]
66,8
Vit. B1 Tiamina [mg]
0,60
Proteína [g]
14,5
Hierro [mg]
2,2
Vit. B2 Riboflavina [mg]
0,19
Hidratos carbono [g]
5,9
Yodo [µg]
5,2
Eq. niacina [mg]
6,5
Fibra [g]
1,2
Magnesio [mg]
42,3
Vit. B6 Piridoxina [mg]
0,40
Grasa total [g]
15,9
Zinc [mg]
1,8
Ac. Fólico [µg]
54,5
AGS [g]
5,9
Selenio [µg]
17,0
Vit. B12 Cianocobalamina [µg]
0,43
AGM [g]
7,8
Sodio [mg]
1104
Vit. C Ac. ascórbico [mg]
8,9
AGP [g]
1,4
Potasio [mg]
1300
Retinol [µg]
0,12
AGP/AGS Fósforo [mg]
154
Carotenos [µg]
1193
(AGP + AGM)/AGS Vit. A Eq. Retinol [µg]
199
Colesterol [mg]
46,6
Vit. D [µg]
Trazas
Alcohol [g]
0,34
Vit. E Tocoferoles [µg]
1,0
Agua [g]
134

Por un plato de lentejas.

“El tipo más elevado de hombre es el que obra antes de hablar, y profesa lo que practica.”
CONFUCIO
Filósofo chino.

 

Cuando las temperaturas bajan como se esperan en este fin de semana, el cuerpo pide cuchareo y platos calientes. No es de extrañar que hoy me haya vendido por un plato de lentejas.

Lentejas con arroz.

Lentejas con arroz.

No es nada nuevo, sino un clásico en mi cocina. Se trata de una adaptación de  las lentejas de mi madre ( con patata, buenas pero que no admiten congelación ) a las de mi suegra ( con arroz, que sí que admite congelar raciones ), todo ello con mi toque de sencillez que hace que aproveche una olla de lentejas para tener comida para un mes.

Ingredientes:

  • 1 Kg de lentejas
  • 1 bote de tomate natural triturado
  • 2 cebollas
  • 1 cabeza de ajos
  • salchichas
  • chorizo de sarta.
  • sal
  • comino
  • arroz al finalizar la cocción.

La receta es tan fácil que sólo hay que colocar en la olla  todos los ingredientes, menos los cárnicos y el arroz , añadimos agua hasta el nivel permitido por la olla ( en mi caso es una de 8 litros, que me da para todo el Kg de lentejas ), cerramos y ponemos al fuego. Cuando empieza a salir el vapor, bajar el fuego y mantener durante una media hora.

Pasado este tiempo, rescatamos de la olla la cebolla y la cabeza de ajos, lo pasamos por el pasapurés y lo devolvemos a la olla. Es el momento de rectificar de sal y colocar los ingredientes cárnicos. Lo integro todo bien y procedo a rellenar una cacerola con la porción que toque comer este día, le añado un puñadito de arroz, el caldo que éste necesite,  y acabo la cocción.

El resto lo distribuyo en tuppers de dos o tres raciones ( entre semana sólo somos dos y el fin de semana, tres ), les añado su puñadito de arroz, lo remuevo para que éste se impregne del jugo de las lentejas y dejo enfriar antes de meter en el congelador.

De esta manera tengo lentejas para un día a la semana de todo un mes como mínimo. Lo saco la noche anterior y mi hija, cuando vuelve del instituto, sólo tiene que calentarlo, añadirle el caldo que admita y esperar que se acabe de cocer el arroz ( que no es mucho, porque ya se integró con las lentejas aún calientes, precociéndose de este modo sin pasarse). La única precaución que tiene que tener es procurar que no se peguen, que ya sabemos la fama que tienen las lentejas, que se pegan más que las sábanas.

Por lo demás, sólo preparar una ensalada de acompañamiento y de postre una naranja, ya que es sabido que el hierro de las legumbres se absorbe mucho mejor si lo acompañamos de vitamina C.

Valores nutricionales de las lentejas.

A %d blogueros les gusta esto: