Archivo del sitio

Espirales de colores con calabacín y queso.

“Cuando llegue la inspiración, que me encuentre trabajando.”

PICASSO, Pablo
Pintor y escultor español.
Hoy toca receta de aprovechamiento. Tenía en la nevera un tupper de calabacín rehogado sin gastar y ha ido a parar a este plato de
 

Espirales de colores con calabacín y queso.

Ingredientes para dos personas:

Elaboración.

  1. En una cazuela con agua y una cucharada de concentrado de verduras casero, pongo a hervir la pasta siguiendo las indicaciones del paquete, dejándola más bien al dente, ya que la pasta, como los arroces y las legumbres, si se pasan de cocción, actúan más como carbohidratos de absorción rápida que de absorción lenta, por lo que engordarán más.
  2. En una sartén, caliento un poco el calabacín que ya tenía rehogado ( si no se tiene ya hecho, se rehoga unos minutos en la sartén mientras se cuece la pasta), le añado la pasta escurrida, le doy unas vueltas y le incorporo el queso troceado. Una vueltecita más y a servir.

*Está claro que si nos acostumbramos a tener preparaciones hechas en casa, ya sea como fondo de nevera o en el congelador, porque cuesta prácticamente lo mismo cocinar para una vez que para varias, la elaboración de un plato es un momento nada más, no hay excusa para no comer bien, sano y rico en casa.

*Estas preparaciones cocinadas suelen durar varios días en la nevera habiéndolas envasado correctamente en un tupper bien lleno y herméticamente cerrado y llevado al frío justo al alcanzar la temperatura ambiente. En el congelador, lógicamente, nos durará más.

La pasta también se puede tener preparada en la nevera, bien refrescada y untada en aceite para que no se apelmace, o incluso este plato totalmente elaborado listo para calentar en el microondas, pero como no cuesta demasiado tiempo cocerla, no suelo hacerlo.

Anuncios

Tulipas de piña con jamón.

“Quien alcanza su ideal, sólo por este hecho lo rebasa.”

NIETZSCHE, Friedrich
Filólogo y filósofo alemán del siglo XIX
Esta noche no tenía nada preparado para segundo plato. He mirado qué tenía en el frigo y en un momento he preparado estas tulipas, que han tardado casi menos en hacerse que en calentar la sopa que tenía de primero.

Tulipa de piña con jamón

Ingredientes para 3 tulipas:

  • 3 obleas para empanadillas
  • media cebolla pequeña
  • 3 lonchas de pavo braseado
  • 1 lata pequeña de piña en su jugo ( 4 rodajas )
  • 3 rebanadas de queso de cabra en rulo.

Elaboración:

  1. Mientras caliento el horno ( tengo uno pequeñito que me va de perlas para estos menesteres porque se calienta en un santiamén ) voy dando forma a las tulipas, colocando cada oblea sobre sendas flaneras puestas boca abajo, y plegándolas sobre éstas.
  2. Unto las tulipas con huevo batido, por la cara de fuera, porque la de dentro no está de momento accesible. Las coloco en el horno unos 5 minutos.
  3. Saco las tulipa del horno y, con cuidado, las separo de las flaneras. Las coloco boca arriba y las pinto con huevo batido, ahora sí, por la cara de adentro. Las vuelvo a meter en el horno otros cinco minutos.
  4. Mientras se iban cociendo las obleas en el horno, he aprovechado para sofreír un poco de cebolla bien picadita. Cuando ha estado dorada le he añadido el pavo braseado también picado, pero no tanto. Le he dado unas vueltas y le he añadido la piña bien escurrida y troceada.
  5. Las tulipas ya están del todo doradas. Las he sacado del horno y las he rellenado con el contenido de la sartén. Le he puesto a cada una una rodaja de queso de rulo de cabra y de nuevo las he metido en el horno, esta vez a gratinar.

Listas para degustar. Ha sido fácil y rápido. Las obleas en forma de tulipa son una solución fantástica para hacer un montadito aparente con cualquier cosa que tengamos en el frigo; dan mucho juego.

Tulipas horneadas listas para rellenar

Buen provecho.

A %d blogueros les gusta esto: