Archivo de la categoría: Preparaciones básicas.

Aceitunas aliñadas.

“La educación consiste en enseñar a los hombres no lo que deben pensar sino a pensar.”

Anónimo
Personaje desconocido

Tengo el privilegio de tener un pequeño patio trasero en mi casa. Podría haber diseñado un pequeño jardín contemplativo, pero decidí  diseñar un patio, de los de siempre, acogedor, fresco y, sobre todo, productivo. Tengo mi rinconcito para las aromáticas, un par de olivos, un par de frutales y….¡un huerto! No es gran cosa, pero para mis tomates, mis pimientos y lechugas, da. Es todo un lujazo, no da demasiado trabajo y toda el agua que se bebe, me la como después en forma de frutos y hortalizas.

Mis olivos son jóvenes, traídos de mi pueblo, tierra de aceite y olivos, uno de ellos de la variedad “lucentino” y otro de variedad “picudo” . Se plantaron hace séis años siendo dos simples tallos y están ahora que dan gozo, y olivas también. Como me gusta comerme todo lo que cultivo, pregunté cómo hacer para aliñarlas y conservarlas y éste es el resultado.

Es el tercer año que cosecho ( los dos primeros fueron más que una cosecha una cata ) y éste último ha sido ya,  como aquel que  dice, palabras mayores.

Recogimos las olivas allá por finales de octubre o primeros de noviembre y, tras lavarlas, separamos una parte para machacar y aliñar. El resto las guardamos enteras en una garrafa grande cubiertas de agua, para consumo posterior. Me han durado hasta hoy, que nos hemos comido las últimas, y en total hemos hecho tres machacadas y aliñadas.

Una vez machacadas las olivas, las tuve nueve días en un tarro cubiertas de agua y cambiando ésta día sí día no. Al cabo de estos nueve días, probé una puntita de oliva para comprobar que había perdido el amargor. Siendo así, procedí a preparar el aliño.

Aliño para un tarro de 4 litros prácticamente lleno de olivas machacadas:

  • Olivas machacadas una vez han perdido el amargor, hasta casi completar el tarro, no del todo porque tenemos que añadir el aliño y el agua. ( Lo siento, no las pesé, sólo fui machacando hasta llenar el nivel de tarro)

  • 300 ml de vinagre de vino

  • 10 ml de pimentón rojo dulce

  • 5 ajos picados

  • orégano abundante

  • 50 ml de sal

  • Agua para acabar de cubrir las olivas.

En cuestión de unos días pude degustar estas olivas de mi pueblo puestas en mi mesa, recolectadas y aliñadas. Riquísimas.

Hay muchas maneras de preparar y aliñar olivas. Se pueden dejar enteras, partirlas o machacarlas. La ventaja de machacarlas es que coge mejor el aliño, pero por contra, se tienen que consumir antes. Por esta razón yo las voy preparando a medida que voy consumiendo.

Cuando empecé a recoger las olivas no tenía ni idea de cómo prepararlas. Fui preguntando hasta obtener la información que necesitaba. La receta del aliño es una adaptación a ojo de la que usaba mi suegra cuando compraba olivas para aliñar en casa, y que me encantaban. La garrafa, el mazo de machacar  y los tarros también son aportación suya, ya que ella ya hace años que no aliña, con lo que nos gustaba que nos ofreciera un buen tarro por Navidad. Ahora somos nosotros, con gran orgullo y satisfacción ( ¿a qué me suena?), los que le ofrecemos el fruto de nuestra cosecha. C’est la vie!

Anuncios

Lactonesa.

“Es contrario a las buenas costumbres hacer callar a un necio, pero es una crueldad dejarle seguir hablando.”

FRANKLIN, Benjamin
Filósofo, político y científico estadounidense.

 

Cuando llega el verano, en lugar de mayonesa preparo lactonesa, es decir, mayonesa sin huevo, con leche. La prepara habitualmente cuando hago ensaladilla , pero también vale para otros muchos platos.

Ingredientes:

  • 1 taza de leche
  • 2 tazas de aceite de girasol
  • 1 ajo ( opcional )
  • 1 chorrito de zumo de limón, o vinagre
  • sal
  • Es opcional ponerle algo de colorante, (mejor natural, como la cúrcuma) ya que la leche no le da a la salsa el color que le da el huevo, aunque yo no le suelo dar mayor importancia.
 

Preparación:

 

  1. Pongo todos los ingredientes en el vaso del minipímer.
  2. Conecto el minipimer con las cuchillas tocando el fondo del vaso ( en la zona donde está la leche, que pesa más ). Sin despegarlo del fondo, espero que se vaya integrando el aceite poco a poco ( se ve perfectamente cómo la velocidad de las cuchillas produce una especie de remolino que hace bajar el aceite en forma de hilo ).
  3. Cuando veo que el aceite ya está prácticamente integrado, subo y bajo el brazo de la minipímer un par de veces y ya está listo.
 
Esta misma técnica es exactamente igual que la que adopto para hacer la mayonesa, que es exactamente igual, sólo cambiando la taza de leche por un huevo.

Buen provecho.

Mermelada de pimiento rojo. (Thermomix)

“El cuerpo humano no es mas que apariencia, y esconde nuestra realidad.”

HUGO, Victor
Escritor francés.
Buenísima acompañada de una tostadita con queso, o con lo que se nos ocurra.

Ingredientes:

  • 450 gramos de pimiento rojo.
  • 200 gramos de azúcar moreno integral de caña.
  • 100 gramos de vinagre de manzana.
  • 50 gramos de agua.

Preparación:

  1. Corto el pimiento en 6-8 trozos y lo pongo en el vaso. Troceo durante 5-6 segundos a velocidad 5. Con la espátula bajo los restos de las paredes del vaso.
  2. Coloco el resto de ingredientes y programo 30 minutos, temperatura varoma, velocidad 1. Quito el cubilete para que evapore bien el líquido y le pongo el cestillo para que no salpique.
  3. Relleno unos botecitos esterilizados hasta arriba del todo cuando la mermelada está caliente. Cierro en caliente y vuelco los botes durante unas horas para que hagan bien el vacío. Etiqueto y guardo en la nevera.

 

Se puede preparar perfectamente sin la thermomix, en una olla, habiendo cortado previamente los pimientos a la medida deseada, vigilando que no se pegue ni se queme y removiendo de vez en cuando.

 

Que aproveche.

Salsa de tomate (Thermomix)

“Un error no se convierte en verdad por el hecho de que todo el mundo crea en él.”

GANDHI, Mohandas
Líder Espiritual y Político Hindú
Desde que tengo la Thermomix ya no me da pereza hacer salsas y otros preparados que antes sólo se me ocurría comprarlos ya elaborados. Es el caso de esta salsa de tomate. Se acabó ir tirando de tarros y briks. La única pega es que desaparece de la nevera con demasiada rapidez, no sé si qué debe haber ahí dentro que se lo come todo a la que se cierra la puerta, pero con lo poco que cuesta volver a cocinarlos no me preocupa demasiado.

Ingredientes:

  • 800 gramos de tomate natural triturado.
  • 1 cebolla
  • 3 dientes de ajo
  • 30 gramos de aceite de oliva virgen extra.
  • 1 cucharadita de azúcar de caña integral.
  • 1/2 cucharadita de sal.
  • 1 cucharadita de orégano.

Preparación:

  1. Pongo la cebolla en trozos y el ajo en el vaso. Programo 6 segundos a velocidad 5. Saco del vaso y reservo. Enjuago y seco ligeramente el vaso.
  2. Pongo el aceite y programo 3 minutos, temperatura varoma, velocidad 1.
  3. Le añado la cebolla y el ajo y sofrío 7 minutos, temperatura varoma, velocidad 1.
  4. Le añado el resto de los ingredientes y programo 30 minutos, temperatura 100 y velocidad 2. En lugar del cubilete le pongo el cestillo para que evapore mejor.

Fácil y limpio.

Esta receta es una adaptación de la que publica el libro Imprescindible de la  Thermomix 31.

Si no se tiene la Thermomix, los ingredientes son los mismos, sólo que la cebolla y el ajo se cortarán a mano, se sofríe todo en una sartén o cazuela, removiendo de vez en cuando y cuidando que no se pegue.

Buen provecho.

Bebida de arroz ( leche de arroz )

“Las locuras que más se lamentan en la vida de un hombre son las que no se cometieron cuando se tuvo la oportunidad.”

ROWLAND, Helen
 
Hoy publico el segundo capítulo de la saga dedicada a las “leches vegetales”. Es bien sabido que la leche animal es uno de los alimentos básicos en la mayoría de las dietas, pero también se empieza a saber que este consumo tiene más inconvenientes que ventajas, ya que la persona adulta no puede procesar la mayoría del calcio proveniente de la leche animal y hay numerosos vegetales que pueden aportarnos el que necesitamos.
 
 
 
 
Hoy he preparado una “leche de arroz”. Esta leche es muy agradable de tomar gracias a su sabor suave. Además es muy digestible, ligera ya que, aunque rica en hidratos de carbono, éstos son de digestión lenta ( hemos de tener cuidado, eso si, de no endulzarla con azúcares refinados), es rica en minerales…. Bueno, todo son ventajas. Habrá que probarla.
 

Ingredientes para 1 litro de leche:

  • 1 litro de agua.
  • 30 gramos de arroz de grano grueso.
  • Una cucharadita de aceite de girasol virgen
  • 30 gramos de azúcar moreno integral
  • Una pizca de sal marina

Preparación Thermomix:

  1. Pongo todos los ingredientes en el vaso de la Thermomix y programo 10 minutos a 90º y velocidad 6.
  2. Al final de la cocción, le programo 1 minuto a velocidad 9 para licuar el arroz al máximo.
  3. Cuelo la bebida con ayuda de un colador y una gasa para evitar residuos sólidos y lista para tomar.

Preparación tradicional:

  1. Se cuecen todos los ingredientes durante 10 minutos y se pasa por la batidora u otro robot, se cuela y listo.

Esta leche, como todas las preparaciones vegetales, admite la adición de sabores al gusto de cada uno, como vainilla, canela, limón, frutos del bosque, frutos secos… Se puede también enriquecer con el calcio de las semillas de sésamo, se puede realizar con otras variantes de arroz, como el Thai o Basmati…

Esta receta es una adaptación a una publicada en el libro “Todas las leches vegetales”

Más sobre la leche de arroz aquí.

 

Salsa de yogurt para ensaladas.

“La enseñanza es el pasaporte para el futuro; El mañana pertenece a las personas que se preparan en el presente.”

Malcolm X
Político estadounidense.

Hace tiempo que utilizo esta salsa para aderezar ensaladas de pasta, arroz, de frutas… Buscando ideas con las que aligerar las salsas tradicionales a base de mayonesas llegué a esta fórmula y nos gustó tanto que la hemos adoptado adaptándola a la mayoría de ensaladas de este tipo en que no utilizamos la típica vinagreta.

Ingredientes:

  • Medio yogurt
  • 1 cucharada sopera de mayonesa ( si es casera, mejor que mejor, pero si no de bote), que le aporta la grasa suficiente a la salsa.
  • 1 cucharadita de mostaza ( yo uso la antigua, la de los granitos) que le aporta el toque ácido.
  • 1 chorrito de salsa de soja que le aporta el toque de sal.

Elaboración:

Tan fácil como mezclar todos los ingredientes y agregar a la ensalada. Se pueden ajustar las proporciones a la cantidad de ensalada a aliñar, yo he puesto la que solemos utilizar en casa, para 2 o 3 raciones.

También se le puede añadir el jugo de la piña ( si es que la ensalada contiene piña en su jugo ) y reducir algo de yogurt para que no quede tan líquida.

Tostas de champiñones

“Las mentes brillantes manejan ideas; las mentes corrientes hablan de actualidades; las mentes mediocres hablan de los demás.”

Anónimo 
Personaje desconocido
Hoy vengo con una receta que puede servir como aperitivo o como entrante rápido y fácil. Se trata de una tosta de champiñones. Esta receta la tengo desde hace más de veinte años y pertenece al fichero “Comer bien”, de Sarpe, de fichas coleccionables que salían de seis  en seis en entregas semanales que completé poco antes de casarme.

Para tres tostas he necesitado:

  • Tres rebanadas de pan de molde.
  • Media taza de bechamel de consistencia media.
  • Unos 200 gramos de champiñones rehogados ( los tenía de fondo de nevera. Si no se tienen, se deberán rehogar previamente en un poco de aceite)
  • Un poco de queso rallado para espolvorear.
  • Sal, pimienta, nuez moscada.

Elaboración:

    1. He puesto a tostar las rebanadas de pan en la tostadora
    2. Mientras, he preparado la bechamel, calentando en una sartén medio vaso de leche, añadiendo una cucharada de roux, un poco de sal, una pizca de pimienta y la nuez moscada rallada, y dándole un par de vueltas. Si no se tiene roux preparado en la nevera, la bechamel se hace calentando en una cucharada de aceite una cucharada de harina, dándole unas  vueltas e incorporándole la leche caliente al tiempo que se remueve. Antes la hacía así, pero desde que tengo roux en la nevera lo tengo mucho más fácil y además sale sin grumos, garantizado.
    3. Añado los champiñones a la sartén donde he hecho la bechamel y remuevo.
    4. Coloco la bechamel con los champiñones sobre las tostadas de pan de molde, le echo el queso rallado por encima y gratino unos minutos hasta que éste se funda.
    5. Justo antes de servir, le echo un poco de perejil picado.

Pollo con champiñones

“Estudia no para saber algo más sino para saber algo mejor.”

SÉNECA, Lucio Anneo
Filósofo latino.
Si hay algo que me ayude enormemente a la hora de comer bien, sano y equilibrado cada día y sin tiempo de cocinar por las mañanas porque salgo del trabajo a las dos, es tener platos medio o enteramente preparados, ya sea en el congelador o en la nevera, gracias al sistema cocinar una vez para varias. Es decir, cocino un plato entero o a medias y congelo o guardo en tuppers bien cerrados en el frigo las porciones que no me voy a comer en el acto y así tener platos preparados o listos para acabar a última hora cuando los vaya a menester.
El sistema que utilizo más es congelar los platos enteramente cocinados, rellenando tuppers justos acabados de hacer, enfriándolos lo más rápidamente posible y guardando en el congelador debidamente identificados para utilizar días, semanas o incluso meses más tarde.
También se pueden guardar en el congelador preparaciones básicas para combinar con otras ya guardadas, y obteniendo con ello platos distintos según la combinación que escojamos. Por ejemplo, he llegado del súper con una bandeja enorme de champiñones que no voy a utilizar de inmediato en su totalidad, pero que si la guardo en la nevera tal cual acabará por estropearse, y eso no interesa de ninguna manera. En este caso, aprovecho para saltear la bandeja entera de champiñones en una sartén o wok ( yo prefiero este último ) con un poquito de aceite y sal. Podemos sofreír del todo o separar unas cuantas raciones más al dente para guardar como fondo de nevera o congelador y así tenerlos a punto para acabar de cocinar cuando los añadamos a otros ingredientes o preparaciones básicas que teníamos ya guardadas, obteniendo así un risotto, una tortilla, un revuelto…. con la mitad del trabajo adelantado.
En esta ocasión, he aprovechado una porción de los champiñones y los he acabado de rehogar con una porción de pollo que guardé hace semanas en el congelador ( aproveché para cocer el doble del pollo que nos íbamos a comer ese día ) y que retiré una vez cocinado y antes de añadirle el último toque para comer al ajillo ( es decir, antes de añadirle el chorreón de vinagre que le da el toque final al plato ).
El resultado: Este riquísimo pollo con champiñones.
Pollo con champiñones

Roux

“Lo imposible es el fantasma de los tímidos y el refugio de los cobardes.”

NAPOLEÓN BONAPARTE
Emperador de Francia (1804-1815)
He descubierto el roux hace nada, cuando compré la Thermomix y hojeé el libro Imprescindible que venía con la máquina. Ha sido todo un hallazgo, porque puedes tener esta preparación en la nevera lista para usar, ya sea para espesar una salsa como para hacer una bechamel en un santiamén, y es que el roux es eso exactamente, la base de la  bechamel antes de incorporarle la leche.

Roux

Ingredientes para 200 gramos:

  • 100 gramos de aceite de oliva ( puede ser mantequilla u otra grasa, pero yo soy incondicional del aceite )
  • 100 gramos de harina

Elaboración en Thermomix:

  1. Pongo el aceite en el vaso y lo caliento 2′, 100º, velocidad 2.
  2. Añado la harina y programo 7′, temperatura varoma, velocidad 1 y sin colocar el cubilete
  3. Lo coloco en un bote cerrado y lo guardo en el frigo.

El roux se puede utilizar como espesante de cualquier salsa. Para salsas ligeras, se añade 100 gramos de roux por litro, para medianas, agregamos 130-150 gramos por litro, y para las más espesas, la proporción es de 150-200 gramos por litro.

Para hacer una bechamel, caliento bien la leche, añado una cucharada de roux bien frío por cada vaso de leche, remuevo un poco, agrego sal, pimienta y nuez moscada y en un periquete tengo una bechamel sin grumos.

Valor nutricional por ración de 20 gramos:

Energía [kcal]
124
Calcio [mg]
1,7
Vit. B1 Tiamina [mg]
0,011
Proteína [g]
0,99
Hierro [mg]
0,10
Vit. B2 Riboflavina [mg]
0,0030
Hidratos carbono [g]
7,1
Yodo [µg]
1,0
Eq. niacina [mg]
0,23
Fibra [g]
0,43
Magnesio [mg]
2,3
Vit. B6 Piridoxina [mg]
0,010
Grasa total [g]
10,1
Zinc [mg]
0,078
Ac. Fólico [µg]
1,6
AGS [g]
1,5
Selenio [µg]
0,40
Vit. B12 Cianocobalamina [µg]
0
AGM [g]
7,1
Sodio [mg]
0,20
Vit. C Ac. ascórbico [mg]
0
AGP [g]
1,1
Potasio [mg]
14,6
Retinol [µg]
0
AGP/AGS Fósforo [mg]
10,8
Carotenos [µg]
0
(AGP + AGM)/AGS Vit. A Eq. Retinol [µg]
0
Colesterol [mg]
0
Vit. D [µg]
0
Alcohol [g]
0
Vit. E Tocoferoles [µg]
1,2
Agua [g]
1,4

Mermelada de naranja, amarga.

“La manera más profunda de sentir una cosa es sufrir por ella.”

FLAUBERT, Gustave
Novelista francés.
Las calles de mi pueblo, a diferencia de la ciudad donde vivo, están llenitas de naranjos. Por Semana Santa suelo ir al pueblo y en esas ocasiones he podido disfrutar del aroma que emanan sus flores en primavera. Un auténtico lujo.
Son naranjos ornamentales, de fruto amargo, que no se suele utilizar y acaba cayendo al suelo, qué pena. Me cuenta mi madre que a mi abuelo le gustaban estas naranjas amargas y acostumbraba a comerlas.
En Inglaterra se utilizan estos frutos amargos para confeccionar mermeladas, que a mí particularmente me encantan. La pena es que aquí donde vivo no es fácil encontrarlas o al menos no sé dónde buscarlas, así que he optado por buscarme la vida y probar alguna fórmula que me guste. No es la original inglesa ni mucho menos, pero tanto los ingredientes como la elaboración los tengo bastante asequibles y el resultado es más que aceptable.

Tarros de mermelada amarga de naranja

Receta de mermelada de naranja amarga.

Ingredientes:

  • 2 naranjas peladas más 2 naranjas sin pelar y bien lavadas ( unos 550 gramos limpios )
  • 1 limón pequeño pelado
  • 420 gramos de azúcar

Elaboración Thermomix:

  1. Meto las naranjas y el limón en el vaso triturar unos segundos a velocidad 9.
  2. Incorporo el azúcar y programo 25 minutos, temperatura varoma y velocidad 1 y con el cestillo de tapa en lugar del cubilete. Si queda demasiado líquido, programo unos minutos más, aunque no suele ser necesario y al enfriar espesa más.
  3. La vierto en caliente, en tarros de vidrio también calientes, los tapo,  les doy la vuelta y los dejo así toda la noche sin moverlos. De este modo quedan bien sellados al vacío como si los hubiese esterilizado por ebullición.
  4. Los etiqueto y los guardo en la despensa. Duran varios meses sin problemas.

Me encanta esta mermelada acompañada de chocolate, negro, riquísimo tanto para el desayuno como para la merienda.

A %d blogueros les gusta esto: