Panellets de piñones.

“Una derrota peleada vale más que una victoria casual.”
MARTÍN, José de San 

Panellets de piñones

Una de las festividades más celebradas en nuestra cultura catalana es la castañada, la noche del 31 de octubre, aunque cada vez más se celebren fiestas halloween importadas de la cultura anglosajona.  Por mucho que me bombardeen a base de películas de terror en cines y televisiones, o  de escaparates llenos de disfraces y calabazas, lo que más me atraen son los expositores de las pastelerías, a rebosar de panellets, de almendra, coco, chocolate o, los mejores para mí, de piñones.

Supongo que lo mismo debe ocurrir en otras comunidades, con sus típicos huesos de santo o decenas de otros dulces típicos de estas fechas. En mi pueblo, por ejemplo, se cocinan unas gachas de almendras que están de muerte, mi madre las ha elaborado muchos años, aunque ya está mayor y no las hace. A ver si para el año que viene, la animo a cocinar juntas esa receta que siempre le había salido tan bien y la cuelgo.

Junto a los imprescindibles panellets, se consumen el día de la castañada, castañas, por supuesto, y también boniatos al horno, todo acompañado de un buen vino dulce de mistela o moscatel.

Ingredientes para los panelletes de piñones:

  • 500 gramos de harina de almendra.
  • 200 gramos de azúcar. (Se puede poner más si os gusta dulce, pero yo prefiero que domine el sabor de la almendra y no disfrazarlo con el dulzor del azúcar)
  • 1 patata pequeña ( unos 150 gr)
  • 1 yema de huevo
  • 250 gramos de piñones ( mejor si son del país )

Elaboración:

Lo primero que hago es pelar la patata, cortarla en trozos pequeños, y cocerla en un poco de agua hasta que esté bien tierna.

Una vez escurrida la patata, la chafo con un tenedor, cuidando que no quede ningún trozo sin chafar. La dejo templar un poco.

Le añado la harina de almendra y el azúcar y trabajo la casa a mano para que estén todos los ingredientes bien integrados. Una vez mezclado guardo la masa en la nevera un rato ( como mínimo una hora )

Caliento el horno bien fuerte ( mínimo 200º )

En un plato, bato la yema y la mezclo con los piñones ( esto ayudará a que se enganchen con mayor facilidad a las bolas). Saco la masa del frigorífico, formo pequeñas bolas con las manos, algo más pequeñas pero no mucho que las pelotas de ping pong, y las paso por el plato de los piñones, ayudando bien con las manos para que se peguen bien.

Las coloco en una bandeja de horno forrada con papel de hornear. Una vez el horno caliente, las cuezo sólo durante 5 minutos, lo justo para que tomen color. Es importante que el panellet quede jugoso por dentro, aunque doradito por fuera.

Panellets

Como he dicho anteriormente, se le puede añadir más azúcar a la masa si se quiere un dulce bien dulce, o piel de limón rallada, o algún otro aroma, aunque la fórmula que he publicado es la que más me gusta a mí porque respeta mejor el gusto y aroma de la almendra y el piñón, que al fin y al cabo son los protagonistas de la receta.

Si se quiere un acabado más dorado, se puede pintar con una yema de huevo extra, o incluso mezclada con azúcar, aunque yo he prescindido al tener los piñones ya untados en yema antes de rebozar las bolas.

Espero que os haya gustado la receta y que la probéis, vale la pena.

Buen provecho!

Anuncios

Publicado el 4 noviembre 2012 en Postres y dulces y etiquetado en , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Puedes dejar un comentario.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: