Costillas de cerdo con salsa agridulce.

“Hacer preguntas es prueba de que se piensa.”

TAGORE, Rabindranath
Poeta y filósofo indio.

Costillas de cerdo con salsa agridulce

Los efectos de la crisis ha hecho que se amplíen mi fines de semana y que me quede en casa todos los lunes hasta finalizar el año, y la buena suerte ha hecho coincidir este inicio de regulación con las vacaciones de colegio de mi hija, así que este verano se estrena de cocinillas bajo mi supervisión  ( no me lo tengo yo creído ni nada, si casi aprendo yo de ella ). A este paso pronto la contrato de colaboradora en el blog, aunque de momento se queda un tiempo de becaria a ver qué.

En anteriores ocasiones ya he publicado alguna receta de ella, como el sushi, y hoy le toca el turno a las costillas de cerdo con salsa agridulce, una receta que se buscó ella y que encontró en la página de Karlos Arguiñano.

Ingredientes para 4 personas:

  – 1’5 Kgs de costilla de cerdo en tiras.

  – Aceite de oliva ( AOVE )

  – Sal y pimienta

   Para la salsa agridulce:

   1oo gramos de salsa de tomate.

   50 ml de vinagre de arroz

   30 ml de vino blanco

   4 cucharadas de azúcar

    2 cucharadas de maizena

   agua.

Elaboración:

Ha precalentado el horno a 220º. Mientras,  ha limpiado bien las costillas del posible exceso de grasa, las ha cortado en tiras de unos 10 cm, más o menos, las ha salpimentado y las ha embadurnado bien de aceite de oliva. Las ha colocado en una fuente de horno y las ha horneado durante unos 20 minutos.

 

 

Mientras se hornean las costillas, ha preparado la salsa agridulce poniendo el azúcar, el vinagre de arroz, el vino blanco y la salsa de tomate en una cazuela. Aparte, diluye la maizena en un poco de agua fría, lo añade a la cazuela y lo deja reducir unos 2 minutos.

 

Reducción de la salsa agridulce

 

 

Con esta salsa agridulce ha pintado las costillas cuando faltaban cinco minutos para acabar la cocción.

 

 

El plato es delicioso, siempre que gusten, claro está, los sabores agridulces. Para mi gusto tal vez un poco demasiado dulce, aunque bueno de todos modos, y el arreglo está en ponerle una cucharada menos de azúcar y santas pascuas, ¿no?

A ver, ¿se está esmerando la becaria o no?

Buen provecho.

Anuncios

Publicado el 9 julio 2012 en Carnes y aves y etiquetado en , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Puedes dejar un comentario.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: