Galletas de aceite de oliva.

“Para investigar la verdad es preciso dudar, en cuanto sea posible, de todas las cosas.”

DESCARTES, René
Filósofo, científico y matemático francés.

No es nuevo que busque siempre alternativas saludables a recetas típicas que se acostumbran a cocinar en la mayoría de las casas. Aunque no le hago ascos a ninguna de estas recetas populares, siempre que sean caseras, procuro cuando las hago yo, introducir variantes para aligerarlas o darles un toque más sano. Unas veces funciona con éxito y otras no tanto, aunque sigo intentándolo.

Una vez publicadas miss magdalenas, ahora le llega el turno a miss galletas con AOVE. La receta la vi en directo al paladar y desde entonces, aunque no con la frecuencia de las magdalenas, me gusta hacerlas de vez en cuando y siempre gustan.

He de decir que respecto a las galletas de mantequilla, éstas se modelan con más dificultad, pero eso lo soluciono haciéndolo con las manos, sin usar cortapastas, resultando así más rústicas, con un aire más casero.

Ingredientes:

  • 250 ml de aceite de oliva virgen extra. AOVE.

  • 500 gramos de harina normal.

  • 2 huevos, más uno para pintar.

  • 300 gramos de azúcar y un poquito más para espolvorear.

  • 1 cucharadita de canela en polvo.

  • 1 cucharadita de anís molido

  • 1 cucharada de semillas de sésamo.

  • 1 sobrecito de levadura, aunque no es estrictamente necesario. Alguna vez lo he hecho sin  y me han salido igual de ricas.

Elaboración:

  1. Mientras caliento el horno a 165º voy mezclando la harina con el aceite, la levadura, el azúcar y las especias, lo integro bien y por último añado los huevos y sigo mezclando.

  2. Cojo porciones de la masa, formo bolitas con la mano, las chafo con las palmas, les doy un acabado con los dedos y las coloco en  la bandeja del horno forrada con papel vegetal  ( es el que mejor me va para que no se peguen).

  3. Las horneo hasta que cojan color. No hace falta que salgan crujientes del horno, porque se quemarían, al cabo de un ratito de haberlas sacado y cuando se enfríen estarán al punto, aunque a mí me gustan, si llegan, de un día para otro.

Estas galletas son más delicadas que las de mantequilla. Ya he dicho que se moldean algo peor y una vez hechas suelen desmenuzarse con facilidad si no se las manipula con cierto cuidado ( tampoco tanto, no nos pasemos), aunque la ventaja es que también se deshacen en la boca y ése es un placer que compensa cualquier inconveniente que alguien les pueda encontrar. El gusto, por otro lado, utilizando un buen aceite, como es el caso, es espectacular. Hay que probarlo.

Espero que os gusten y buen provecho.

Anuncios

Publicado el 1 abril 2012 en desayunos y meriendas, Postres y dulces y etiquetado en , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Puedes dejar un comentario.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: