Archivos Mensuales: abril 2012

Patatas con bacalao…y arroz.

“El que chismorrea contigo de los defectos ajenos, chismorrea con otros de los tuyos.”

DIDEROT, Denis
Filósofo y escritor francés.
     Hoy me ha dado por preparar patatas con bacalao y, a última hora me pareció que le faltaba algo y le puse un puñadito de arroz precocido que guardo en el congelador para menesteres varios o para engordar algún plato que lo necesite.
     A mi hija no le entusiasma el pescado, sobre todo a secas, a la plancha y tal, por lo que tengo que ingeniármelas para que no pierda protagonismo en la dieta semanal. Una manera saludable y sostenible es acompañar carnes y pescados de verduras, legumbres, arroz, y de este modo suavizamos las reacciones adversas que algunos comensales puedan tener sobre ciertos alimentos “imprescindibles” en una dieta variada y equilibrada.

   Ingredientes para 2 raciones:

  • 2oo gramos de bacalao desalado ( aprox )
  • 400 gramos de patatas.
  • 50 gramos de cebolla.
  • 1 diente de ajo.
  • 400 ml. de caldo de verduras ( o agua en su defecto )
  • 1 cucharadita de pimentón dulce de la Vera.
  • Sal ( cuidado, primero probar )
  • Aceite de Oliva Virgen Extra.
  • 1 puñadito de arroz precocido ( opcional )

Elaboración:

  1. Pongo a dorar la cebolla en una cacerola con una cucharada de aceite.
  2. Le añado el diente de ajo picadito, remuevo y tapo para que sude todo junto a fuego suave.
  3. Mientras se dora, pelo las patatas y las chasco. Las añado a la cacerola, le doy unas vueltas más y dejo que se doren un poquitín para que cojan color y sabor. Si veo que se me queman demasiado, le añado un poquitín del caldo, pero nada, un pensamiento nada más.
  4. Mientras, voy desmigando el bacalao, cuidando de que no se cuele ninguna espina.
  5. Cuando las patatas ya tienen un poco de color dorado, le añado el bacalao, le doy unas vueltas al conjunto, le añado el pimentón, otro par de vueltas y, finalmente, el caldo.
  6. Lo dejo cocer tapado hasta que las patatas estén casi listas. Luego destapo la cacerola si quiero que se evapore un poco del líquido que no se hayan bebido las patatas y listo. 
  7. Como ya he dicho antes, se me ha antojado añadirle en el último momento un puñadito de arroz previamente cocido y que guardo como fondo de congelador para estos menesteres, pero se puede prescindir de él. De todos modos, si no se tiene arroz precocido y se quisiera añadir al plato, se puede hacer justo antes de añadir el caldo y aumentar la cantidad de éste, ya que el arroz absorberá más que las patatas.

Buen provecho.

Anuncios

Colitas de rape a la cerveza.

El infortunio pone a prueba a los amigos y descubre a los enemigos.”

EPICTETO
Pensador griego.
Hoy, receta de pescado de esas de coge pan y moja. No sabría decir si está más rico el pescado, las patatas o la salsita, pero la verdad es que el conjunto está muy bueno y es un plato muy fácil y rápido de hacer. Esta vez lo he hecho con cerveza, pero se puede hacer igualmente con sidra, cava, vino…

Ingredientes para tres personas.

  • 3 colitas de rape de ración.
  • 1 cebolleta pequeña.
  • 100 ml. de cerveza.
  • 100 ml. de agua ( yo he aprovechado caldo de cocer verdura al vapor, que algo de sustancia, aunque poca, queda)
  • 1 cucharada de harina.
  • 1 patata mediana.
  • 1 cucharada de concentrado de verdura. ( si no se tiene, utilizar un cubito de caldo comercial, o sustituir el agua por caldo de verduras.
  • aceite de oliva virgen extra.
  • sal ( si se utiliza el concentrado de verduras, cuidado porque ya tiene)
  • Un poco de harina para rebozar el rape.
  • Un poco de perejil picado para espolvorear.

Elaboración

  1. Troceo la cebolleta bien pequeña y la rehogo en un poco de aceite, le añado un poquitín de sal y tapo la cacerola para que se poche tranquilamente.
  2. Cuando está bien transparente le agrego la patata chascada en trozos pequeños, le doy unas vueltas y le añado la cucharada de harina, removiendo para que se sofría un poco.
  3. Le añado la cucharada de concentrado de verdura, la cerveza y el agua y lo llevo a ebullición.
  4. Cuando empiece a hervir, le incorporo las colitas de rape previamente pasadas por harina y lo dejo cocer todo a fuego bajo y con la cacerola tapada unos 10-12 minutos hasta ver que tanto la patata como el pescado están en su punto.
  5. Antes de servir, lo rocío con un poco de perejil picado.

Listo para degustar. Lo he servido tal cual, pero habrá quien prefiera sacar las patatas y el pescado y pasar la salsa por la batidora o pasapurés, pero la verdad es que con lo tierna que es la cebolleta, queda finísima y ni se nota. Para la próxima deberé poner mucha más patata, que mi marido dice que queda más rica que el pescado, y es que  ya suele pasar que el acompañamiento quede tan o más sabroso que el ingrediente principal.

Buen provecho.

Galletas de aceite de oliva.

“Para investigar la verdad es preciso dudar, en cuanto sea posible, de todas las cosas.”

DESCARTES, René
Filósofo, científico y matemático francés.

No es nuevo que busque siempre alternativas saludables a recetas típicas que se acostumbran a cocinar en la mayoría de las casas. Aunque no le hago ascos a ninguna de estas recetas populares, siempre que sean caseras, procuro cuando las hago yo, introducir variantes para aligerarlas o darles un toque más sano. Unas veces funciona con éxito y otras no tanto, aunque sigo intentándolo.

Una vez publicadas miss magdalenas, ahora le llega el turno a miss galletas con AOVE. La receta la vi en directo al paladar y desde entonces, aunque no con la frecuencia de las magdalenas, me gusta hacerlas de vez en cuando y siempre gustan.

He de decir que respecto a las galletas de mantequilla, éstas se modelan con más dificultad, pero eso lo soluciono haciéndolo con las manos, sin usar cortapastas, resultando así más rústicas, con un aire más casero.

Ingredientes:

  • 250 ml de aceite de oliva virgen extra. AOVE.

  • 500 gramos de harina normal.

  • 2 huevos, más uno para pintar.

  • 300 gramos de azúcar y un poquito más para espolvorear.

  • 1 cucharadita de canela en polvo.

  • 1 cucharadita de anís molido

  • 1 cucharada de semillas de sésamo.

  • 1 sobrecito de levadura, aunque no es estrictamente necesario. Alguna vez lo he hecho sin  y me han salido igual de ricas.

Elaboración:

  1. Mientras caliento el horno a 165º voy mezclando la harina con el aceite, la levadura, el azúcar y las especias, lo integro bien y por último añado los huevos y sigo mezclando.

  2. Cojo porciones de la masa, formo bolitas con la mano, las chafo con las palmas, les doy un acabado con los dedos y las coloco en  la bandeja del horno forrada con papel vegetal  ( es el que mejor me va para que no se peguen).

  3. Las horneo hasta que cojan color. No hace falta que salgan crujientes del horno, porque se quemarían, al cabo de un ratito de haberlas sacado y cuando se enfríen estarán al punto, aunque a mí me gustan, si llegan, de un día para otro.

Estas galletas son más delicadas que las de mantequilla. Ya he dicho que se moldean algo peor y una vez hechas suelen desmenuzarse con facilidad si no se las manipula con cierto cuidado ( tampoco tanto, no nos pasemos), aunque la ventaja es que también se deshacen en la boca y ése es un placer que compensa cualquier inconveniente que alguien les pueda encontrar. El gusto, por otro lado, utilizando un buen aceite, como es el caso, es espectacular. Hay que probarlo.

Espero que os gusten y buen provecho.

A %d blogueros les gusta esto: